Aprender lenguas, conocer culturas para comprender a los demás…

1 05 2008
    ...
    Hola a tod@s!!!… especialmente mi “comunidad” de la asignatura “Ensenyament de llengües” ya que seréis de los pocos lectores que tendrá este blog ;)…
    A continuación intentaré hacer un pequeño resumen sobre mi y mis experiencias como aprendiz de lenguas, pero conociéndome mejor no hago promesas de escribir poco :P…
    ...Nací en Erevan, la capital de Armenia (Հայաստան) y viví allí los primeros 8 años de mi vida. Una de las grandes diferencias con España es que allí la escolarización empieza a los 7, pero yo (y hasta ahora no me explico el por qué!!!) me aburría en casa y a los 6 hice un examen para empezar a estudiar un año antes. Aunque perdí un año de “diversión y libertad” me alegra haberlo hecho porque gracias a eso me dio tiempo aprender mi alfabeto antes de irme de Armenia.
    ...A los 7 nos fuimos a Ucrania (Україна), donde vivimos más de 2 años y tuve la oportunidad de aprender el ruso, la segunda lengua de mi país, y del ucraniano lo poco que me quedó son algunas palabras básicas y la comprensión. Volvimos a Armenia y volví a repetir el año académico que ya había hecho porque no tenía conocimientos suficientes del idioma para ir con estudiantes de mi edad, con lo cual los 4 primeros años de mi vida académica hice dos veces el 1º y dos veces el 2º… y mi sueño era llegar al 5º para decir “vivo en el 5º piso y voy al 5º”, cosas de niñas :P… pero nunca llegué.
    ...En aquella época, tras el terremoto y los cambios políticos, casi todos mis familiares se fueron a Los Ángeles a vivir (como muchísimos otros armenios), pero mis padres querían algo diferente y por ello decidieron ir a Europa… cualquier lugar, cualquier país, en busca de aquella democracia que se iba perdiendo en nuestro país… Así cuando tenía 10 años nos fuimos a Alemania (Deutschland), el viaje más largo que recuerdo puesto que pasamos por Italia y Francia, aunque admito que es de los viajes que peor recuerdo ya que con el armenio y el ruso nadie nos entendía (¡claro!), quizás por eso fuimos a Alemania, donde había (y sigue habiendo) muchos turcos, un idioma que domina mi madre por razones históricas. Tampoco tengo buenos recuerdos de Alemania, no sé si el comportamiento hacia los extranjeros habrá cambiado ahora, pero hace 12 años se intentaba alejarlos de los alemanes, por ello los primeros meses tuve que ir a una guardería, donde había desde niños de 5 años hasta jóvenes de 16, todos extranjeros claro, aunque más tarde ya tuve la suerte de poder asistir a clases de alemán para poder aprender el idioma. El método de enseñanza era muy bueno para la expresión y la comprensión de la lengua, pero se basaba mucho en el vocabulario y nada en la gramática, razón por la cual me sorprendí cuando en la universidad la profesora nos habló de declinaciones (¿?), con lo cual ese método no es el adecuado para hablar bien un idioma, además de que estar en un ambiente donde nadie habla bien la lengua no es la mejor solución para un aprendizaje eficaz. Uno de los mejores días que recuerdo en Alemania fue cuando mi profesora me comunicó que ya tenía conocimientos suficientes de la lengua para ir a estudiar con los alemanes, nada más y nada menos que en 5º 😀 pero la noticia la recibí un viernes, y el domingo nos fuimos del país… el destino.
    ...Fuimos a Suiza (Suisse / Schweiz) cuando tenía 11 años, en la parte que se habla alemán para “aprovechar” que ya tenemos conocimientos de la lengua, pero al cabo de unas semanas acabamos viviendo en la parte francesa… adiós al alemán, ahora le tocaba al francés. De nuevo, tuve una experiencia similar ya que allí también se consideraba que no se puede ir a clase con los suizos sin conocimientos de francés. Después de hacer clases intensivas de francés en varias ciudades, me admitieron a la escuela con los suizos… parecía la mejor noticia hasta que me comunicaron que tengo que ir al 8º (3º de la ESO en España) y por la edad me tocaba ir al 6º… el argumento era que me hacían un favor porque así acabaría antes los estudios obligatorios y podría trabajar, además de que estaría con mi hermana para no sentirme sola. Como estudiante estoy muy satisfecha de la educación que recibí, porque enseñaban más bien a comunicarse en la lengua, aunque igual que en Alemania enseñaban mucho vocabulario y muy poca gramática, además de que todo el material era gratis y pagaban por cada asignatura en que el estudiante tuviera la mejor nota (algo que motiva mucho). Ese método no sirve si se quiere hablar correctamente una lengua, pero es muy útil para los primeros pasos como aprendiz de idiomas. Sin embargo, como persona fue una experiencia más bien decepcionante, porque no creo que la mejor tarea del profesor sea aconsejar al estudiante que no siga con los estudios ni que no se esfuerce porque no vale para estudiar. Creo que del profesor dependen mucho las futuras decisiones de los estudiantes ya que influencia mucho en éstos, por lo tanto debería motivarlos e intentar ayudarlos para mejorar y cumplir las metas… supongo que es más fácil decir que no vales… En realidad no me quejo de ninguna de las cosas que me pasaron, porque opino que se lucha más por conseguir algo cuanto más cuesta, y por supuesto que se valora mucho más… y en mi vida académica conseguir el título de la ESO a los 14 años y obtener la nota para entrar al bachillerato (hacía falta un 7,5 para entrar al llamado Raccordement) fueron los primeros objetivos que más ilusión me hizo cumplir, así como recibir las felicitaciones de aquellos profesores que me aconsejaban dejar los estudios.
    ....No acabé el bachillerato en Suiza porque nos fuimos a Francia (France), donde nuestra estancia sólo duró unos meses. Hice un examen para entrar a lycée, me admitieron, pero no llegué a ir porque decidimos dejar la aventura y volver a Armenia… Antes de volver nos invitaron a España para pasar la noche vieja en Barcelona. Así, a los 15 ya estaba aquí, pasando los últimos días en Europa antes de volver a casa. Ya habíamos enviado todas las maletas cuando mi padre se ilusionó porque unos españoles le habían enseñado el camino con muchas explicaciones y con detalle… la decisión fue “será el último país, nos quedamos, si no nos gusta ¡volvemos seguro!”. Ya llevo 7 años aquí, y sin duda ha sido la mejor experiencia… y no lo digo sólo porque la mayoría de mis lectores sean españoles ;)… Primero me sorprendió que no hubiera una clase para los extranjeros, con lo cual fui con los españoles al 4º de la ESO, lo que facilitó enormemente mi aprendizaje del español, segundo me sorprendieron los estudiantes, porque no me tenían miedo, porque intentaban ayudarme con todo a pesar de que no hablara su lengua, pero sobre todo me sorprendió la actitud de los profesores… por lo positivo que se mostraron, por animarme a estudiar bien porque confiaban en que llegaría al Bachillerato e incluso a la universidad, pero yo lo veía demasiado lejos… Mi idea era repetir el 4º dos veces para aprender los idiomas, y hacer cuatro años de Bachillerato para poder aprobar todo… pero creo que la confianza que tenían los profesores en mí me obligó a dejar esa idea de “repetir”, esforzarme hasta conseguir mis objetivos y aunque para vosotros haya sido un proceso normal, para mi fue otro sueño cumplido saber que me admitieron en la universidad, porque en Suiza ni me lo llegué a plantear.
    ...Si comparo el nivel de la ESO de aquí con Suiza, tengo la sensación de que aquí se exige menos al estudiante, pero puede que sea por la época, porque parece que cada año se facilita más el temario… En cuanto al inglés, por primera vez para enseñar una lengua extranjera se enseñaba más la gramática, mucho más, de hecho todos los temas trataban algún aspecto de la gramática. Este método está muy bien para hablar la lengua adecuadamente, pero creo que basarse sólo en las reglas y las excepciones no es muy práctico y al cabo de un tiempo se queda en el olvido. Ahora bien, en España también asistí a clases de catalán en el Heura durante 4 años, y estoy muy contenta con el método y lo recomiendo a todos los que queráis aprender la lengua ya que trata tanto la gramática, como el vocabulario, la pronunciación, la comprensión e incluso aspectos sociolingüísticos o variaciones en los diferentes dialectos. De la universidad, tengo la sensación de haber aprendido mucho más el alemán que el inglés, creo que los métodos han sido muy parecidos, pero opino que en alemán la necesidad de aprender con calma la gramática es mucho mayor porque presenta más dificultades, mientras que en inglés parecía que algunas clases se repetían porque no hay la misma necesidad de que enseñen dos veces la misma regla o excepción, mientras que en alemán creo que sí.
    Si tuviera que sacar conclusiones de todas las experiencias que he vivido aprendiendo idiomas, creo que el mejor método fue lo que me enseñaron en el Heura, ya que no tienes ni la sensación de aprender mucha gramática sin saber hablar el idioma, ni tampoco saber mucho vocabulario y hablar gramaticalmente mal. Además, soy de la opinión de que aprender nuevas lenguas acorta las distancias entre dos culturas, con lo cual es muy importante que además de aprender los aspectos lingüísticos, se interese también por la cultura, la historia, las variaciones de la lengua, entre otros aspectos claves.
    En resumen, creo q si volviera atrás y pudiera elegir mi vida, no cambiaría casi nada de ella, a pesar de los “malos tiempos”, a pesar de estar lejos de mis familiares, entre otras cosas… agradezco la oportunidad de haberme enriquecido como persona, a nivel lingüístico y cultural.
    De momento eso es todo, prometo que la próxima vez seré más breve ^^
Anuncios