Tarea 3: Metodologías

6 06 2008

Antes de explicar sobre las diferentes metodologías que he experimentado como aprendiz, tengo que admitir (y supongo que esto le pasa a más gente) que nunca me había planteado que hay diferentes teorías lingüísticas o metodologías que se pueden aplicar en la enseñanza… Puesto que en la segunda tarea ya hablé sobre algunas experiencias con diferentes teorías lingüísticas, en esta entrada comentaré algunas de las metodologías que he vivido.

...Para empezar, la metodología que menos me ha servido, en el sentido que ahora se me han olvidado los conocimientos adquiridos, es claramente la de gramática-traducción. Lo experimenté con el griego y el latín… ambas me las enseñaron en el bachillerato basándose en la metodología gramática-traducción (supongo que le pasó eso a todos jeje), ya se trataba básicamente de traducir frases o textos y el temario casi siempre era la cultura de la lengua en cuestión. En esta época me hacía gracia que aquellos que sabían que estudiaba estas lenguas me preguntaban: ¿Cómo se dice “hola”, “qué tal”, “bien”, “adiós” en latín o en griego? Y seguramente acababan concluyendo que en realidad no estudio estas lenguas cuando les respondía “no lo sé” :S jejeje En fin, no critico la metodología aplicada en estas lenguas, porque el objetivo era conocer la gramática y no aprender a hablar puesto que son lenguas muertas, pero no estaría a favor de aplicarla a las lenguas vivas, o al menos no creo que lo ideal sea basarse únicamente en esta metodología.

...Una metodología que me parece interesante es el directo, donde sólo se tiene en cuenta la L2. Una de mis experiencias con este método fue durante el erasmus en Alemania, ya que en una clase compuesta por hispanohablantes y por una profesora bilingüe (español-alemán) se hablaba únicamente el alemán, incluso entre los compañeros. El español sólo intervenía en casos extremos en que ya no había forma de aclarar un término específico en la L2. He aprendido muchísimo de esta forma, sin embargo esto no funcionaría si los aprendices no tienen conocimientos previos de la lengua que se estudia.

Además de estas, también me resulta familiar el enfoque oral y situacional. Que yo recuerde, lo he vivido básicamente cuando en Alemania/Suiza iba a clases de alemán/francés con los demás extranjeros. El caso del alemán es el que mejor recuerdo, ya que las clases se basaban en aprender el léxico para poder comunicarse y no se daba importancia a la escritura y mucho menos a la gramática. Como ya lo comenté en la primera entrada, esta metodología me sirvió mucho para los primeros pasos y para comunicarme en alemán/francés, sin embargo no es muy útil si se quiere hablar bien el idioma… y decir que has vivido en Alemania y no sabías de la existencia de las declinaciones es una situación algo incómoda 😦 … Por último, como lo comentan algunos, a mi también me sorprendió el método “sugestopedia” y tendrá su gracia probarlo ^^ pero creo que sólo será útil para los primeros pasos.

En conclusión, no creo que haya una metodología ideal para aplicarla a las lenguas, sino que se tendría que combinarlas para conseguir un aprendizaje eficaz.

Anuncios